f

Obra

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Morir de Sueño (2014)

Posted By: Jorge HIDALGO - 12:16:00
Morir de sueño (2014)





Título: Morir de Sueño

Dimensiones: 38 x 22 x 3 cm (cada una de las 12 camas)

Soporte y procedimiento de producción: DM, gomaespuma, transferencia al disolvente sobre tela.

Fecha de realización: 2014


Datos de interés: Las camas se colocarán verticalmente sobre la pared de forma consecutiva, respetando un espacio entre sí de 15 cm, y a 1,50 cm del suelo (altura de los ojos aprox.). Se requiere de una sala o recinto cerrado equipado con focos de techo con luz multidireccional regulable.


 (Obra expuesta en la Universidad Anáhuac Norte)







Proceso de Producción-Creación

Insomnio (Del lat. insomnĭum): Vigilia, falta de sueño a la hora de dormir

El estrés y los trastornos de ansiedad son una de las consecuencias psicológicas que ha generado el efecto globalizador en la sociedad. La inmediatez con la que hay que desenvolverse en el mundo actual produce en muchos de los individuos, incapaces de seguir el frenético ritmo marcado, graves problemas de salud convirtiéndolos, de un modo colateral, en las víctimas del progreso. Como señala Zygmunt Bauman en uno de sus ensayos sociológicos Vidas desperdiciadas. La modernidad y sus parias: “Diríase que el mundo ha dado otro salto, y, sin embargo, la mayoría de sus ocupantes, incapaces de soportar la velocidad, se han caído del vehículo en plena aceleración, mientras que la mayoría de aquellos que aún no se habían subido no han conseguido correr hasta alcanzarlo y montarse al vuelo (2013, pp. 27-28)”.
Uno de los desencadenantes psicológicos y caracterológicos más severos de estos episodios de estrés y ansiedad prolongados en el tiempo, sería la aparición de alteraciones en el sueño; pesadillas, o en el peor de los casos, insomnio. En el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, por pesadilla figura como primer significado “Ensueño angustioso y tenaz”. En segundo lugar figura la siguiente consideración: “Opresión en el corazón y dificultad de respirar durante el sueño”. Esta última acepción conecta con las creencias populares vigentes hasta el siglo XVIII, en las cuales se consideraba culpable del molesto trance a la existencia de monstruos que presionaban con su peso el pecho de las víctimas durmientes. A principios del siglo XX las pesadillas fueron objeto de estudio de psicoanalistas, teorizando de forma extensa sobre el fenómeno. Se hallan interesantes estudios sobre ello en la bibliografía de señalados nombres en la psicología moderna, como es el caso de Sigmund Freud y en especial, de Ernest Jones, autor del libro La Pesadilla. Jones diferencia en sus textos tres derivaciones de esta perturbación: un miedo mortal; una sensación de opresión que dificulta en forma alarmante la respiración; y la convicción de una completa parálisis (Jones, 1972, p. 22).
El insomnio, en este caso, supone la versión menos amable de los trastornos y consecuencias antes mencionados. El profesor Robert Edelmann, psicólogo especializado en trastornos de ansiedad indica que “la falta de control y la ignorancia se combinan y se funden en una incertidumbre desgarradora, provocada por la publicidad dada a los riesgos y a los peligros, que indica y patrocina el Estado. Se ha observado que la incertidumbre y la ansiedad que ésta engendra desembocan en ataques generalizados de estrés, insomnio y depresión, ocurriendo de forma simultánea con un severo incremento de las ventas de alcohol y cigarrillos (More, 2003)”.
Las personas que sufren insomnio, en su mayoría mujeres, paradójicamente, no padecen esta patología como tal. En la mayoría de los casos se trata de una consecuencia indirecta de otros trastornos relacionados con la ansiedad, y que genera la vida hipermoderna. De este modo, una mujer con trastornos de ansiedad o que atraviese circunstancialmente episodios temporales de angustia, tiene altas probabilidades de experimentar dificultades tanto para conciliar el sueño como para mantener un sueño prolongado y reparador durante varias horas seguidas. El estado anímico tras la exposición a continuas noches de vigilia se ve gravemente afectado, derivando en cuadros de depresión leve, y en casos de insomnio prolongado, depresiones agudas.
Morir de Sueño es un proyecto que pretende mostrar, a través de la plástica artística, algunos de los más íntimos, virulentos y sombríos pensamientos que habitan en las noches más lentas e interminables; las noches de insomnio.









Aida Carvajal García

Artista plástica e investigadora sevillana

0 comentarios:

Publicar un comentario

Ads

P
Copyright © 2015 All Rights Reserved

Templates Designed by Templatezy